Psicópatas asesinos

Visita también nuestra web para descargar los programas de radio: El abrazo del Oso 

Psicokillers, descubriendo la mente del asesinoLa pasada noche del miércoles 28 de noviembre de 2007 El Abrazo del Oso se atrevió a sondear la macabra realidad de los asesinos en serie. Tratamos de descubrir qué ocurre en la mente de los psicópatas, personas incapaces de sentir compasión por los demás, inútiles a la hora de comprender los efectos que en los demás provocan sus actos de destrucción. Personas frías, muchas veces en extremo inteligentes, que nos rodean en la vida cotidiana y en ocasiones cruzan la fría línea del homicidio más perturbado. En este post puedes escuchar los comentarios entre Eduardo Moreno y Luis Illana sobre el tema en nuestra sección de misterio y, además descubrir la obra que sobre algunos de los asesinos más famosos de la historia realizó Juan Antonio Cebrián. Pincha en los enlaces para escuchar.

Descubriendo la mente del asesino psicópata con Luis Illana y Eduardo Moreno

Reseña sonora del libro: Psicokillers de Juan Antonio Cebrián

3 Comentarios a “Psicópatas asesinos”

  1. flora dice:

    me interesa saber y estudiar todo sobre asesinos de todo tipo ya q estudio psicologia y me encanta psicologia criminal besos y gracias si pueden mandarme informacion

  2. lilian dice:

    ps me gustaria saber mas d este tema ya que voi a estudiar criminologia
    y es un tema que 100pre me ha llamado la atencion
    grax por la atencion prestada

  3. Grecia dice:

    Los crimenes en la familia se cometen en estado de alucinación mental por el consumo de drogas, alcohol, o dinero. En Sorbas , Andalucia, Marina Gijsels mato a hachazos a su madre. En Amatlan, Meico, Fernando Sandoval Losano mato igual a su madre, y en Licaten de Chile, Danilo Soto hizo lo mismo con su progenitora. En Perú son conocidos los asesinatos de Eva Bracamonte Fefer, Elizabeth Espino Vásquez, Giuliana Llamoja Hilares y María Teresa Cruzado Vera. Lo que hoy pasa en el mundo nunca se ha visto… Estos hechos hacen preguntarnos si vale la pena procrear hijos que van a ser nuestros verdugos.

Haga un comentario