Espías españoles

El Abrazo del Oso 5 de noviembre de 2017 – Escúchalo en iVoox

A lo largo de la historia, los Estados y los imperios han necesitado de ejércitos y de una buena diplomacia para mantener su estatus. Muchas veces grandes batallas o matrimonios adecuados ensancharon las fronteras o evitaron la debacle. Sin embargo, también es cierto que desde un primer momento hicieron su presencia otros tipos de servidores públicos, digamos, menos visibles. Una serie de trabajadores discretos y subterráneos que pasaron desapercibidos pero que consiguieron importantes resultados. Ciertamente los hombres y mujeres de los que vamos a hablar no responden al estereotipo de agente secreto que tenemos todos en mente. Hablaremos hoy de un escritor cojitranco, lenguaraz y misógino que estuvo a punto de desestabilizar a la serenissima Venecia: Francisco de Quevedo. Y describiremos también entre otros a un marino, geómetra y matemático paseando por los puertos y arsenales ingleses en el que quizá fue el mayor caso de espionaje industrial de la Ilustración: Jorge Juan. Vamos a hablar de ellos, los informadores, los espías, analistas, agentes de campo… Han recibido muchos nombres bajo las órdenes de los servicios de inteligencia. Hombres y mujeres que con el paso del tiempo han acabado aflorando en las páginas de la Historia, pero que durante años y años permanecieron obligatoriamente olvidados.

Haga un comentario


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar