Archivo de la categoría 'Narrativa'

Los Orígenes de la Escritura y el Proceso Creativo con Luis Quiñones y Francisco Muriana

Miércoles, diciembre 11th, 2013

 Escúchalo en iVoox

Algunos llaman a la escritura la segunda memoria del ser humano, el soporte de nuestra historia y de nuestra impresionante evolución como especie. En los orígenes de la escritura está una de las mayores revoluciones que han marcado el destino del hombre. Hoy nos sumergimos junto a Yolanda Barreno en esos inicios de la escritura, comenzando por Sumeria y los primeros pictogramas, hasta llegar a los avanzados alfabetos griegos y latinos que dieron lugar a la mayoría de las lenguas actuales. Y después viajaremos al Siglo XXI para conocer a dos creadores de este mágico juego que conocemos como escritura, Luis Quiñones y Francisco Muriana, que vienen cómo no, con sendos libros bajo el brazo y un proyecto imprescindible La Ametralladora, una Revista Cultural sin Faltas de Ortografía.

Rebeca – [Eduardo Moreno]

Lunes, agosto 8th, 2011

Rebeca - (Eduardo Moreno)Tiene veintitres años y las manos apretadas, la derecha sobre la izquierda. Unas grandes gafas distorsionan los ojos fijos en una memoria casi vacía. El ruido de la máquina de escribir le hace golpear con la pierna izquierda sobre el piso. Ni siquiera es una niña, no tuvo derecho a ello. Nunca tuvo muy claro que era aquello. Niña. Para su madre. Le acomoda la blusa, le sube un poco las mangas del jersey claro de lana.

- Amor, doctor. Eso nunca le falta. Ceo que eso sí que lo entiende. Bueno, no lo creo, lo sé. Lo noto. Aunque ese jilguero de ahí, en su jaula, tenga más inteligencia que ella. Aunque esa planta que usted riega cada día con cariño tenga más vida.

- No diga eso mujer. – Le replica el médico tras su cerrada barba. – Nadie mejor que su madre puede saber cuánta vida alberga su hija.

- Es inútil doctor. Comprendo su interés. Pero son muchos años así. Parece que nunca podrá salir de ella nada inteligente, nada bello siquiera, más allá de lo que entiende mi corazón. Con eso me basta. No malgaste su tiempo. Otros muchos le necesitarán, les servirá de algo más.

(más…)

Los niños de las tumbas – [Luis Illana]

Martes, abril 13th, 2010

Los niños de las tumbas - (Luis Illana)Había un rebullir en el pequeño cementerio, en el ala más antigua, donde los rayos de la luna y el polvo eléctrico nocturno resbalaban como una lengua contra las tumbas y los panteones más decrépitos. Aquellos que, recomidos por la hiedra seca, la erosión de los insectos, la herrumbre y la descomposición del tiempo, fabricaban sombras danzantes sobre la arena húmeda (guardiana eterna de secretos subterráneos).

Había un rebullir. Risitas de cascabel serpenteaban junto a manos y pies desnudos que reptaban inquietos en pequeños enjambres. ¿Serían niños?. Los profundos surcos que infectaban sus manitas les daría, acaso, aspecto de viejos desnutridos medio devorados por la lepra. Las moscas que pugnaban por profanar sus ojos bailaban frente a ellos en un ritmo epiléptico y necrófago. Sus ropas, a modo de sudarios carcomidos que se pegaban a su piel fibrosa y huesuda, no eran sino la huella impía del tiempo libre de los gusanos; y los cabellos enmarañados (casi pelucas de guiñol), caían sobre sus rostros otorgándoles misterio a unos ojos febriles y brillantes de un rojizo felino.

(más…)

El Limpiabotas – [Pedro José Pérez]

Miércoles, marzo 3rd, 2010

Foto: Natalia Perez Angulo - www.mundofotos.net/usuario/nostalgicaDon Jacinto Viruela Merchante recorría las calles de Madrid después de muchos años de ausencia. Años donde el mundo era pequeño para él. Londres, New York, París, Estambul, Doha, Ottawa, Chicago… multitud de ciudades escrutadas por sus pies, horizontes eternos de penumbra en su paraíso personal. Este deambular sinfín le hacía cada vez más lejano a sí mismo, siempre estuvo esperando el momento exacto en que ahora se encontraba, deslizándose por las aceras de su grato corazón, compartiendo sus bocanadas de oxígeno con sus antiguos convecinos. Aquí todo comenzó.

Llega al punto neurálgico de la capital, al kilómetro cero, las lágrimas lacrimales empiezan a secretarse continuamente por sus ojos, saca un pañuelo, su pañuelo de lino de la suerte, y se los limpia mientras sus recuerdos empiezan a acudir a su imaginación para trasladarle 50 años atrás.

Madrid. Año 1959. Sus calles céntricas son un continuo ajetreo de viandantes y devenir de Seat 600. Estamos en la calle Gran Vía esquina con Chinchilla, apoyado en la pared con un pie en la banqueta, con la boina cayéndole tímidamente hacia delante, sus manos callosas llenas de betún -en la derecha un viejo cepillo con las púas destrozadas por el intenso uso y su vetusta bayeta en la mano izquierda- sobresale la lánguida figura de Jacinto, esperando la entrada en acción, la salida de la toma del vermú de los señoritos.

(más…)

Desamor – [Galilea]

Martes, febrero 16th, 2010

Desamor - (Galilea)Jamás estuviste tan lejos de mi. Ni siquiera cuando no sabía de tu existencia. Y veo cómo te marchas sin querer ni poder hacer nada por romper en mil pedazos este muro de cristal que se ha erguido entre nosotros. Y mis manos se posan en él; estas manos con las que desearía arrancar de mi aquel corazón vacío que un día puse en las tuyas esperando que regresara lleno de sueños e ilusiones.

Y te veo marchar, con tu educada sonrisa adornando tu rostro; con tus ojos de paz llenos de miradas vacías en las que jamás me viste. Y en mis oídos suenan aún tus palabras llenas de mentiras que todavía creo, que quiero creer para no odiarte. Y te amo. Te amo tanto como me odio a mi misma por hacerlo. Y me odio por provocar en tí tanta desidia, tanto hastío y sobre todo… tanto cansancio por soportar sobre tus hombros la pesada carga de mi cariño.

Y te veo marchar en silencio y mis ojos no pueden apartarse de ti porque saben que será la última vez que te contemplen. Y un dolor agudo castiga mi pecho al pensarlo. Mis ojos destilan lágrimas de licor amargo que llegan hasta mis labios que aún se queman con el recuerdo de tus besos de puro hielo. Y mi cuerpo entero arde con tus caricias que aún siento, como una pasión fingida, como un amor de papel mojado que se deshace con apenas rozarlo.

(más…)

Encuentro con el Conde (Recuerdos de Bucarest) – [Yolanda Barreno]

Miércoles, enero 20th, 2010

Encuantro con el Conde - (Yolanda Barreno) Foto: Yolanda BarrenoUn cálido día del mes de mayo, tres valientes amigos y yo pusimos rumbo a Bucarest en pos de uno de nuestros grupos de música favoritos, prácticamente el único por el que somos capaces de cruzar media Europa. Pero, ¡ay!, nuestra mala suerte quiso que el cantante cayera enfermo y el concierto fue suspendido.

No importa -nos dijimos- ya que estamos aquí, aprovechemos para hacer turismo.
Y dicho y hecho. Turisteo por aquí, turisteo por allá, cervecita por aquí, cervecita por allá… hasta que la noche nos sorprendió y los rugidos de nuestros estómagos nos indicaron que debíamos probar la comida local.

Puestos a “hacer el guiri” y con la euforia de hacer “la turistada” completa, acabamos frente a la siniestra puerta situada bajo un cartel que rezaba: “Drácula”. Unos aldabonazos después, un joven mayordomo nos recibía y daba acomodo en un oscuro comedor de manteles rojos, polvorientos candelabros, y una decoración que trataba de emular el más tétrico de los castillos…

(más…)

Una vida no tan absurda – [Galilea]

Martes, julio 14th, 2009

Una vida no tan absurda - (Galilea)Como cada mañana, la chicharra estridente del despertador vuelve a sobresaltarme en pleno sueño. Son demasiados años volviendo a la realidad de mi vida absurda de la misma angustiosa manera. Demasiados años, si, eso me recuerda que el tiempo no juega a mi favor; son 63 ya los que hace que un día como hoy mi madre me echó al mundo entre penurias y escaseces. Eran otros tiempos, tan diferentes al que hoy vivo, que me parece casi imposible que existieran y sobre todo, que fuera capaz de sobrevivir. No, hoy no quiero salir de entre las sábanas; quiero permanecer inmóvil, dormir, ni siquiera soñar, abstraerme por completo de lo que me rodea y dejar que este día no exista.

-¡Vamos perezosa.!..- escucho en mi oído con voz suave y cálida, mientras los labios de Manuel, mi marido, rozan mi mejilla. -¡Feliz cumpleaños ,abuela!.- continúa mientras me da un abrazo de esos que ya no reconfortan, de los que hace tiempo que dejaron de ser mi refugio y protección.

Ni siquiera abro los ojos; no me muevo, sólo me apetece decir… “déjame en paz”… pero no, sería demasiado esfuerzo. No quiero mover un músculo.

Noto movimiento en el colchón. Manuel jamás conoció lo que era pereza al levantarse. -Recuerda que hoy vendrán los niños a almorzar.- Me dice mientras se calza sus zapatillas y bordea la cama hasta ponerse a mi lado. -Venga, te prepararé un café mientras escapas de los brazos de Morfeo.- y vuelve a besarme, esta vez en la frente, para después desaparecer cruzando la puerta del dormitorio.

(más…)

Al norte de Chandni Chowk – [Jesús Manrique]

Viernes, julio 11th, 2008

Al norte de Chandni Chowk - (Jesús Manrique)Hay quienes sabiendo de su error son poco dados a dar su brazo a torcer. De forma tajante argumentan que son unos incomprendidos. Ya les puedes dar todos los argumentos del mundo que no hay manera de convencerlos. Aunque les asusten los truenos son capaces de pasear por las calles bajo una tormenta para ganar el pulso, caminar descalzos por los charcos, con botas o chanclas de goma.

Como dos contrincantes se agarraron la mano y lucharon por doblar el antebrazo del adversario. Siempre había estado entre sus planes viajar a la India, pero ese año habían surgido entre ellos ideas opuestas de criterio y apreciación. A mitad de la conversación a ella ya le pareció que él no la necesitaba para viajar. Por su carácter le resultaba difícil olvidar una afrenta. En los días siguientes no estuvo interesada en hacerle comprender. Tampoco aparentó importarle perderse el viaje con tal de no ceder. Días después comentó a un compañero del trabajo que en la India sólo hay hambre y miseria, y que una infección es lo menos que te puedes traer de estos países, lleno el pronombre de contenido ofensivo. El compañero le dijo haber vuelto henchido de paz y equilibrio, cargado de energía espiritual y olor a santidad, recalcando con frecuencia lo que entendía como el fracaso de Occidente. Cuando ella quiso saber su opinión sobre la resignación de los pobres él le dijo que no había otro remedio que aceptar el sistema de castas como parte de su cultura.

(más…)

Ángel – [Alejandro Calleja]

Miércoles, mayo 21st, 2008

Angel Gonzalez, poeta. Imagen: http://www.arquitrave.com/poetas/Angel_Gonzalez/poeta_angel_gonzalez.htmlA sus 50 años Ángel González se encontraba en la cumbre de su vida, no pensaba que hubiese nadie en el mundo más afortunado que él, hacía lo que le gustaba, escribía por placer y no como aquellos a los que sólo les importa el reconocimiento, la fama y el dinero, no, pero él no era así, él escribía a parte de por placer porque esto representaba para él una especie de medicina para olvidar y enterrar muy profundo su pasado, un pasado del que Ángel siempre trataba de huir. Además Ángel gozaba de un (aún él no sabía si merecido) reconocimiento por parte de sus colegas del gremio, le llamaban algo que a él le hacía mucha gracia, uno de los grandes de la generación del 50 y le hacía gracia porque Ángel era muy modesto y no creía que le pudieran considerar tan bueno por hacer algo que a él le gustaba tanto.

(más…)

La Princesa Luna – [Medardo]

Martes, enero 8th, 2008

La princesa Luna - (Medardo)Miro absorto por la ventanilla, estoy en el cielo, mi mirada se pierde en este abismo de nubes, sólo el motor y el ala del avión rompen este mágico momento. A lo lejos, el mar de nubes sobre el que volamos se une con el cielo en un beso eterno que da lugar a una línea borrosa.

Por encima de ella se encuentra la luna, majestuosa, con su traje de gala y una claridad que iluminaría hasta el más oscuro de los rincones, espléndida, provocadora.

Cuán bello espectáculo, una sonrisa sigue a su guiño de ojos de complicidad, pero no es una sonrisa cualquiera, esta sale del alma.

(más…)